Turismo sostenible vs Turismo de masa

Publicado por Ecohost en

Los negocios y el turismo nunca deben ser un problema para la sostenibilidad del planeta, siempre que se gestionen de forma responsable, se convierten en parte de la solución. Como en este ejemplo, Ecohost promueve modelos de economía circular y sostenible

A. El problema: el turismo de masas

Los destinos extremadamente populares de la bahía de Halong y Lan Ha del sudeste asiático son visitados por miles de turistas todos los días. Las cifras de visitantes por día son similares a las de Venecia, sin embargo, esta no se encuentra en un área urbana sino en una bahía maravillosa extremadamente rica en cuanto a biodiversidad. Todo tipo de cruceros pasan todos los días por este tesoro natural, algunos de ellos con fiestas, alcohol y música de alto volumen, contribuyendo a la belleza del paisaje dejando en sus aguas sus latas de cerveza, bolsas plásticas y otros.

La población local ha vivido tradicionalmente en pequeñas casas flotantes y la pesca siempre ha sido su forma de vida, pero la presión de las empresas de turismo masivo y cruceros, que los ven solo como un obstáculo para sus rutas de cruceros, se ha incrementado dramáticamente en la última década, obligando a muchas familias de pescadores a abandonar sus casas tradicionales.

B. La solución: turismo sostenible

Charles y Duc son dos jóvenes vietnamitas que un día pensaron que esto no era justo y trataron de ser parte del cambio que les gustaría ver en su entorno.. Invirtieron sus ahorros en la compra de la casa flotante que iba a ser abandonada por un pescador local. La reconstruyeron, instalaron algunos paneles solares, establecieron una piscifactoría debajo de la casa flotante y comenzaron a gestionar una casa de huéspedes flotante sencilla pero 100% sostenible. Los desperdicios de comida se procesan y utilizan para la alimentación de la piscifactoría, no utilizan ningún producto químico para la limpieza y animan a los huéspedes a conocer la asombrosa belleza de la bahía a través de un transporte más lento que los cruceros, pero más saludable y limpio: las canoas.

A pesar de las graves dificultades por las que han atravesado, siguiendo principios sostenibles, Charles y Duc han logrado generar un impacto real en su entorno social, económico y natural:

Lograron convencer a la municipalidad local para que pusiera en funcionamiento un bote que una vez al día recolecta desechos no biodegradables de todas las casas flotantes de la zona, por lo que ahora, otras casas flotantes ya no contaminan el agua de la bahía.

Son capaces de ofrecer a los huéspedes una experiencia de viaje genuina, inspiradora y sostenible que nos hace detenernos un momento y pensar en temas como la economía circular, la huella de CO2 o la sostenibilidad.

Se tarda medio día en llegar desde tierra firme. Es cierto que no tiene agua caliente, ni internet, ni otras instalaciones y solo una opción para cenar, pero ¿quién quiere un televisor de pantalla plana cuando se hospeda en medio de una maravilla natural como la bahía de Lan Ha? Durante aquellos 3 días su ejemplo nos inspiró a nosotros y a los otros 8 o 9 huéspedes de ese digno, noble, honrado pedazo de madera sobre el mar.

La próxima vez que viajes (no olvidemos que según la Organización Mundial del Turismo viajar es cualquier actividad que te aleje de tu entorno habitual) puedes intentar detenerte un momento, pensar y buscar alguno de estos honestos, bellos y sostenibles alojamientos disponibles en todo el mundo.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *